Sheila Martín Dental

muela del juicio

Las muelas de jucio

¿Qué son las muelas del juicio?

Las muelas del juicio son los últimos dientes en erupcionar. Son cuatro y están posicionados al final de cada arcada. Aparecen, normalmente, entre los 15 y 30 años. 

La presencia de estas, no significa que tenga que haber una patología. 

Pueden ser asintomáticas y, ser partícipes en las mismas funciones que el resto, como la masticatoria. 

Hay que añadir que, en ocasiones, por razones genéticas no se forman y, por lo tanto, no erupcionarán. 

Otras veces, las muelas del juicio, no tienen espacio suficiente para crecer como toca y, pueden causar problemas. Como por ejemplo:

  • Pueden mantenerse ocultos dentro de las encías. Si no pueden salir con normalidad, quedan atrapadas en la mandíbula. Esto, puede dar lugar a infecciones o incluso un quiste que, puede repercutir en las raíces de otros dientes o el hueso de soporte. 
  • Salen parcialmente de la encía. Esta zona es muy difícil de limpiar y ver y, estas pueden convertirse en un imán para las bacterias que pueden causar enfermedades periodontales e infecciones orales. 
  • Se apilan a dientes cercanos. Cuando no tienen espacio suficiente para salir, se pueden apilar a los dientes cercanos.

 

muelas del juicio

 

¿Por qué se extraen?

Uno de los principales motivos, por los cuales se extraen las muelas del juicio, es debido al dolor que causan, aunque no siempre es el motivo principal. Puede ser por:

  • Caries: si la muela del juicio no está erupcionada, se pueden quedar restos de comida y el cepillado en estas zonas, tampoco es fácil. 
  • Mal posicionamiento: cuando no salen rectos, pueden estar torcidos o inclinados dentro del hueso de la encía y provocan dolor. 
  • Quistes: la causa de la aparición es que la muela del juicio no puede salir, se forma un saco que la envuelve y se llena de líquido. El quiste crece y daña las muelas adyacentes, el hueso circundante y los nervios. Si este no es tratado, puede ocasionar daños mayores. 
  • Apilamiento: cuando no salen correctamente, no tienen suficiente espacio y empujan el resto de dientes provocando este apilamiento.
  • Rizólisis: los cordales ejercen presión sobre las otras muelas, afectando la raíz o la corona y provocan su perdida. 

 

¿En qué casos no es necesaria la extracción de las muelas del juicio?

  • Si están sanos. 
  • Han salido correctamente. 
  • Tienen la posición adecuada y la mordida con la muela opuesta es correcta. 
  • Se pueden limpiar correctamente en el día a día. 

muelas del jucio

¿Cómo es el post operatorio?

Viene determinado por la posición de los cordales y, el tipo de intervención. El cirujano valorará su caso y se lo detallará con la mayor exactitud. 

Generalmente, la extracción de estos implica un edema que puede ser de leve a moderado, entre uno y tres días. 

Durante estos días, tendrá que seguir una dieta blanda y el grado del edema determinara el momento de volver a la vida normal. Durante las primeras horas, la aplicación de gel local, reducirá la inflamación post operatoria. Hay que seguir estrictamente las pautas de higiene indicadas por el odontólogo y, evitar el enjuague violento o demasiado vigoroso en las primeras veinticuatro horas. 

 

Los problemas en la erupción de los cordales es muy frecuente y, eso es debido al hecho que en la evolución del hombre, el tamaño del maxilar superior y de la mandíbula, han ido disminuyendo más rápidamente que el número de dientes. Eso, produce una falta de espacio que impide la normal erupción de estos. 

En su intento de salir, los cordales, empujan al resto de dientes que ya están puestos en la arqueada, pudiendo provocar apiñamiento y mal posición de los mismos. De igual manera, los intentos de erupción de estos, provocan episodios de dolor, inflamación y supuración. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Reservar cita