Implantología

Queremos salvar tus dientes

Cuando ya hemos agotado todas las vías para salvar nuestros dientes naturales, o hemos perdido un diente, los implantes dentales son el mejor sustituto, ya que nos permiten recuperar la función masticatoria y devolver la estética de tu sonrisa.

Los implantes dentales son piezas de titanio que realizan la función que haría la raíz de nuestros dientes naturales; sobre ellos, podremos asentar la corona (el nuevo diente).

Estos dientes artificiales imitan las características de los dientes originales dando resultados muy naturales.

Pero… ¿por qué es importante reponer los dientes perdidos? Cuando hemos perdido un diente, el resto de dientes de su entorno tienden a ocupar el espacio que ha dejado el diente perdido. Esto puede provocar maloclusiones y problemas en la articulación temporomandibular. Recolocando el diente perdido ayudaremos a prevenirlo y también evitaremos que los dientes remanentes queden menos expuestos a caries o enfermedades periodontales.

endodoncia-tortosa

Es un tornillo de titanio que, mediante una pequeña intervención, se colocan en el hueso maxilar y sustituyen a la raíz del diente que falta. Posteriormente, sobre ellos se coloca una corona hecha a medida, que tiene el aspecto y la función de un diente natural.

Se determina después de realizar las pruebas necesarias y, el diagnóstico sobre las condiciones anatómicas del paciente. Se trata de una decisión facultativa, en la que el médico prescribe el tratamiento más adecuado.

Sin duda. Ofrecen dientes con una estética idéntica a los naturales, una sujeción a nuestra encía inmejorable y a la vez, bienestar y confort. También cumplen con la función masticatoria.

Lo normal es que después de la intervención quirúrgica, puedas tener pequeñas molestias ya sea por la anestesia local o por una infección debida a la inflamación de un nervio.

El tratamiento en caso de alguna complicación es muy sencillo, siempre bajo recomendación del especialista.